Domingo:  Escuela Dominical 9:15     Servicio de Adoración 10:30 a.m.

2 Crónicas 7:14

"si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra."

¿Cuan valioso es para usted contar con alguien a quien siempre pueda acudir en busca de ayuda y consejo?
¿Que siempre esté dispuesto a consolarle y a fortalecerle?
¿Qué indefectiblemente, tenga respuesta a sus preguntas?
¿Que nunca vacile en cuanto a guiarle perfectamene en sus decisiones y que le brinde sabiduría para su camino?
¿Que tenga el poder de curar cualquier herida que pueda padecer, vencer cualquier barrera que pueda encontrar, superar cualquier obstáculo y triunfar sobre cualquier desafío en su camino?
¿Y que nunca lo desampare, le rechace ni le abandone?
Es muy valioso tener a alguien así cerca de uno, ¿le parece?
Lo bueno de esto es que, si usted es un creyente en Jesucristo, en Él tiene exactamente eso. Usted es el beneficiario del gran honor de tener una invitación extendida y permanente a la presencia del Gran YO SOY. Hebreos 4:16 describe ese extraordinario privilegio con estas maravillosas palabras:

«Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.»

En otras palabras, usted tiene a ese alguien. Ese es el maravilloso e inspirador privilegio que tiene a través del regalo de la oración.

Para peticiones de Oración, lo puede hacer en el siguiente enlace: Peticiones para Oración